martes, 27 de mayo de 2008

El león francmasónico de Sangüesa

Templo de Santa María la Real, 1131, el "León de San marcos", enjuta en portada sur, Sangüesa (Navarra).
.
En esa "Morada Filosofal" que es la portada sur, producto de una recomposición obrada por el Magíster Leodegarius, aparece un curioso león alado, procedente, como otras muchas figuras, de una portada anterior de principios del s.XII. Afirman que, dicho león, representa al simbólico animal de San Marcos, pero eso es solo apariencia. Si así fuese, sostendría entre sus patas un libro o pergamino, cosa que no hace, pues si nos fijamos, detenidamente, en el objeto que hay entre sus garras, éste resulta ser un cubo de piedra. Es decir, una piedra cúbica. No negamos que, su aspecto externo, sea el del buen león alado del evangelista, pero afirmamos que esconde otra cara simbólica. Una cara que nos sonríe, como la esfinge, retándonos a descubrir su “adivina adivinanza”.
La piedra, es el material que compone la creación y sobre el que ésta reposa. Según los cabalistas hebreos, “el mundo solo comenzó a existir cuando Dios cogió cierta piedra y la lanzó al abismo de las aguas, de modo que allí se implantara sólidamente, para que pudiera fundarse el mundo sobre ella”. Por eso recibe el nombre de “Piedra de Fundación”, y por eso aseguran que el Templo de Salomón se levantó sobre el lugar en que, dicen, había caído aquella Piedra. Por memoria de ella se ponen piedras fundacionales en los cimientos de edificios sagrados, desde los megalitos de Stonehenge a las Catedrales, pasando por los Templos egipcios y griegos. Porque dicha Piedra, y su simbolismo, son universales.
.
Ídem, detalle del objeto simbólico. ¿Libro cúbico o Piedra Cúbica? Aunque ¿acaso no son lo mismo?
.
Recordemos que, en memoria del Constructor Divino, el primer trabajo que debían realizar los aprendices, del gremio de los Compañeros Constructores, era tallar una piedra bruta hasta darle forma cúbica. Porque, la piedra bruta, es imagen del caos primordial, que contiene todas las posibilidades de la creación y, al trabajarla, la obra del artista se convierte en continuación de la obra divina. Es la participación que, la humanidad, tiene en la transformación de la materia primigenia, para ayudar a rescatar el orden cósmico del caos en que se halla inmerso. Y, a nivel personal, es imagen del alma "en bruto", que ha de ser "trabajada" hasta "darle forma", alejándola del caos interior para elevarla a través de las esferas espirituales.
Según Pitágoras “Cinco son las figuras sólidas, que se llaman también matemáticas, del dodecaedro se ha generado la esfera del universo, del icosaedro el agua, del octaedro el aire, de la pirámide el fuego, y del cubo la tierra”. La forma cúbica, es la manifestación corpórea del cuadrado y refuerza el simbolismo de éste: solidificación, permanencia, detención del movimiento cíclico en algún instante favorable... ¿Está, el león de Sangüesa, anunciando la detención de un ciclo? No debemos decir más.
El que sepa leer, lea. Y el que quiera entender, entienda.
Salud y fraternidad.

1 comentario:

BARUK dijo...

"¿Está, el león de Sangüesa, anunciando la detención de un ciclo? No debemos decir más.
El que sepa leer, lea. Y el que quiera entender, entienda"


Y yo añadiría: y el que tenga oídos,... que oiga.

Alkaest, gracias por tu ramillete de hermosas palabras y por visitar nuestro blog, el tuyo es fabuloso y muy interesante.
Los temas que planteas son dignos de observar y valorar. Nos encantaría poderlos departir.

Cierto es, que escasean los buscadores auténticos, por eso cuando encuentras alguno, tiendes a solicitar su compañía.

Y como te decía antes, el que tenga oídos...

Hasta pronto!
Salud y románico
http://saludyromanico.blogspot.com/